HISTORIA DE LOS CABALLEROS DE LA FUENSANTA

 

 

Banderín Caballeros detalleAño de nuestro Señor de 1808, José I Bonaparte es proclamado rey de España. El  pueblo español no acepta tal proclamación y entra en armas sublevándose al pueblo francés. Para ello se crea una Junta Suprema en cada provincia. Así, el 24 de mayo del citado año se constituye  la Junta Suprema de Murcia por iniciativa del conde de Floridablanca, José Moñino, compuesta por 22 miembros, entre los que contaba también el marqués de Villar (Consejero de Estado). De esta forma, el 6 de julio de 1808, 400 murcianos ya estaban dispuestos a luchar contra la sublevación, y tras pronunciar su juramento, el Canónigo de la S.I. Catedral Rvdo. D. Mariano García de Zamora reza una oración citando por primera vez (que se tenga constancia) a los Caballeros de la Fuensanta, diciendo así: “Soldados, Caballeros del Regimiento de Nuestra Señora de la Fuensanta, dignos jefes de tan distinguido cuerpo…Habéis gastado vuestra hacienda para montaros, vestiros y manteneros a vuestras propias expensas; cosa no oída todavía por ninguna de nuestras provincias más ricas y poderosas. Acabad de merecerle sacrificando vuestra vida antes que manchar ese nombre, antes que perder este rico estandarte que acabáis de recibir, antes que se diga jamás: no se portaron como caballeros de la Fuensanta.”

 

Poco más es lo que se conoce de la historia de los denominados Caballeros de la Fuensanta, habrá que esperar a 1923 para volver a ver citada esta denominación, pero ahora sí, ya como una hermandad de índole religiosa. Tras el establecimiento de la Compañía de Jesús en la Iglesia de Santo Domingo de Murcia, en 1886, comienzan a constituirse en su seno congregaciones Marianas, una de ellas fue la de los Caballeros de la Fuensanta. Es el 21 de abril de 1923 cuando se vuelve a refundar esta congregación bajo la tutela del jesuita Rvdo. D. Francisco A. Hitos denominándose Congragación Mariana de los Caballeros de la Fuensanta y de San Francisco Javier, tomando entre sus objetivos ayudar en la comisión creada para la Coronación Pontificia de la Stma. Virgen de la Fuensanta, y como bien denominó el entonces obispo de la Diócesis de Jaca, y murciano de nacimiento, Monseñor D. Francisco Frutos Valiente: “Como en 1808 se vuelve a formar el nuevo Regimiento de Ntra. Sra. de la Fuensanta, pero ahora nace un nuevo ejército que, sin no es guerrero como aquel, combatirá en defensa de los principios católicos”. El primer presidente en esta nueva era fue D. Daniel Chulvi Ramírez, otros miembros también fueron D. Mariano Sigler Romero, Antonio Aguilera Bernabé, Félix Sánchez García y Ángel Mª López Rodenas.

 

Ya constituida la congregación y unos meses después, concretamente en abril de 1924, el Mayordomo Mayor de S. M. D. Alfonso XIII dirige un escrito al Rvdo. D. Francisco A. Hitos aceptando la Presidencia Honoraria de la Congregación de Caballeros de la Fuensanta, concediéndole además el título de REAL, títulos ambos (distinción honoraria y título de Real) que en los últimos años también revalidó el actual rey emérito, S. M. D. Juan Carlos I.

 

Cartel Caballeros de la Fuensanta Reanudando con sus funciones de colaboración en la comisión de la Coronación, como se ha expresado líneas atrás, es el 16 de mayo de 1923 cuando en el Pleno municipal murciano se acuerda formar diferentes Juntas para la materialización de la Coronación, estando los Caballeros de la Fuensanta incluidos en casi todas las Juntas. Es así que el 22 de diciembre de 1926 se solicita a S. S. el Papa Pio XI el decreto de coronación, estando la rúbrica de la congregación fuensantera presente en el citado escrito, siendo este aprobado y sancionado por el Sumo Pontífice el 13 de febrero de 1927.
Además de participar en la organización y preparación para el glorioso evento, la Real Congregación de los Caballeros de la Fuensanta celebraba reuniones ordinarias con frecuencia, haciéndose presente en todos los actos religiosos de la ciudad y alrededores. Además en 1928, se instaura la costumbre de celebrar junto a la imagen de la Virgen de la Fuensanta en su Santuario, una misa a todos los miembros, ofrendándole, además, un detalle floral (acto que aún hoy en día se viene realizando).

 

En 1932, los Caballeros trasladan su sede a la Parroquia de San Lorenzo, debido esto al decreto del 23 de enero dictado por el entonces Presidente de la República D. Manuel Azaña, que ordenaba la disolución de la Compañía de Jesús del territorio español. Siendo la Real Congregación separada de su sede principal, y ya sin vinculación alguna con los Jesuitas, esta continuó realizando actividades religiosas y caritativas sobreviviendo incluso a la Guerra Civil Española (1936-1939) que suspendió sus actividades públicas, pero aun así, perduraba como Asociación de fieles que puntualmente se reunían de forma privada. Volviendo a manifestarse públicamente el 29 de marzo de 1939 con motivo de la presentación de la Virgen de la Fuensanta en el balcón del Gobierno Civil, después de haber permanecido oculta. Además, en este tiempo vuelve a reestablecer su sede en la Iglesia de Santo Domingo.

 

De este modo, la Congregación retoma la totalidad de sus actividades y vuelve a tener presencia en la Ciudad; en 1943 lanza la revista FUENSANTA que servía como medio de comunicación entre los miembros de la congregación y tenía una periodicidad mensual. En 1946 hay constancia de que fue elegido D. Valeriano P. Flores Estrada (Delegado de Hacienda) como presidente. Pero, como muchos hechos históricos, a mediados de los años sesenta la Congregación deja de captar interés, llegando a desaparecer, y dando fin a la que se puede denominar segunda etapa de los Caballeros de la Fuensanta, en 1972. Desde entonces únicamente se mantenía por laicos devotos que de forma informal se reunían para orar y realizar pequeñas actividades alrededor de la Stma. Virgen de la Fuensanta, dejando todo su patrimonio a la Compañía de Jesús (aún hoy podemos ver, por ejemplo, un precioso cuadro del pintor José María Almela Costa en la Iglesia de Santo Domingo) a excepción de su estandarte insignia, que se quedó custodiado por la entonces camarera de la imagen, Dña. Pilar de la Cierva Kirkpatrick, que siempre conservaba este junto con los mantos de la Virgen, y hoy en día permanece en la Sede de la Real Hermandad de Caballeros de la Virgen de la Fuensanta.

 

Notada la ausencia de la Congregación, sobre todo en las romerías, comenzó de nuevo a surgir la inquietud por restablecerla. Fue así, que a principios de 1997 un grupo de aproximadamente 200 socios decidió constituir una Comisión Gestora para volver a refundar  a los Caballeros de la Fuensanta. Y finalmente el 12 de junio de 1997 el entonces obispo de la Diócesis de Cartagena Monseñor D. Javier Azagra Labiano, aprobó por decreto los estatutos experimentales con un plazo de tres años de la Hermandad de los Caballeros de la Fuensanta, que esta vez viene denominada como una Asociación Privada de Fieles.

 

Homenaje-Caballeros-a-Javier-Azagra

 

Tras quedar todo aprobado por las Autoridades Eclesiásticas, la Comisión Gestora decide convocar la primera Asamblea General Constitutiva, en la que se designa a D. Joaquín Vidal Monerri como primer Presidente (persona que ya venía desempeñando la función de presidencia por petición de los primeros socios en la Comisión Gestora) y se propone al Rvdo. D. Pedro Ortín Cano como consiliario. Una vez constituida la primera Junta Directiva, se comienza a trabajar en la comisión para volver a revisar los estatutos, además de comenzar a desarrollar actividades caritativas y de fomento a la devoción de la Stma. Virgen de la Fuensanta. Finalmente se aceptan los Estatutos definitivos de la Hermandad por el Excmo. y Revdo. Sr. D. Francisco Javier Azagra Labiano, los presidentes han sido las siguientes personas:

 

D. Joaquín Vidal Monerri (1997-1999).

D. Francisco Mateos Esteban (1999-2012).

D. Manuel Ramón García-Garre (actual presidente).

Una vez finalizado este proceso, la Hermandad de los Caballeros comienza a desarrollar actividades que, como bien dictan sus estatutos, fomente el mayor esplendor y devoción de la Stma. Virgen de la Fuensanta, siendo estos eventos tanto religiosos como culturales y sociales. Para ello, el Ayuntamiento de Murcia facilita un local en el Centro Cultural de castizo Barrio del Carmen, para que en él la Asociación pueda reunirse y desarrollar algunas de  sus actividades.

 

Como actividades y hechos notables, resaltar la primera acción social en la que intervino la Hermandad: el Proyecto Hombre. Se colaboró de forma intensa realizando una campaña de recaudación monetaria para dicha fundación. Otro acontecimiento digno de destacar es la ayuda dada a la Parroquia de Rio Lindo de Honduras, en la que se contribuyó con una aportación económica para la creación de un preseminario que lleva el nombre de la Patrona de Murcia y una imagen de la Virgen de la Fuensanta que preside la capilla del mismo.

 

Los Caballeros volvieron a recuperar la guía informativa sobre los eventos realizados, retomando esta el nombre FUENSANTA. Además, la misma servía como boletín informativo trimestral para todos los miembros de la Hermandad, diario que hoy día se ha transformado en una revista de edición anual.

 

El 5 de abril de 2011 acaeció un hecho trascendental para la historia de la Hermandad, puesto que S. M. D. Juan Carlos I acepta el nombramiento de Caballero de Honor de la Hermandad de los Caballeros de la Fuensanta, otorgándole asimismo, de nuevo, el título de REAL.  Así, nuestro monarca emérito se unió a la lista de personas ilustres que han sido distinguidos de forma Honoraria por la Real Hermandad, como también han sido Monseñor D. Javier Azagra Labiano, el cuerpo de la Guardia Civil (estando el título presente en el cuartel de la 5ª zona de Murcia), D. Francisco Mateos Esteban, D. Ángel Salinas Hidalgo (a título póstumo) y D. Inocencio Poza Pérez (a título póstumo).

procesión corpus caballeros fuensanta